Continúan coletazos por las renuncias de obispos en el vaticano

Dos de los cinco que fueron alejados, Juan Barros y Horacio Valenzuela, fueron acusados directamente de encubrir los abusos contra menores por las víctimas del párroco Fernando Karadima, caso en que el papa debió enmendar su posición tras haber sostenido en un principio que las acusaciones contra los obispos eran calumnias.

El pontífice invitó también a algunas víctimas a Roma, les pidió perdón y anunció cambios en la iglesia chilena, con medidas de corto, mediano y largo plazo, tras señalar que su negativa inicial a creerles se debió a que recibió información falsa sobre la situación.

Alejandro Goic, otro de los obispos renunciados, aunque se indicó que era por edad, admitió haber sido negligente por el caso llamado “La Familia”, una sociedad concertada de curas para abusar de menores en su diócesis de Rancagua.

Otro de ellos, Gonzalo Duarte, obispo de Valparaíso, también dejó el cargo por edad, según la versión oficial, pero ha sido acusado de abusos sexuales por seminaristas, novicios y sacerdotes jóvenes.

Texto: Moisés Moya

Director y Conductor   “IMPACTO REGIONAL”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *