Aceptan renuncia de ministro de cultura

El presidente Sebastián Piñera, aceptó la renuncia del ministro de cultura Mauricio Rojas, tras la polémica que surgió por las críticas que lanzó hace tres años al museo de la memoria y los derechos humanos, del que dijo que era un «montaje» que manipulaba la historia.

«Pensando solo en el mejor interés de nuestro país, en el bienestar de todos nuestros compatriotas y en la buena marcha de nuestro gobierno, he decidido aceptar su renuncia», dijo Piñera, que designó a Rojas recién el pasado jueves de la semana pasada en el primer ajuste de su gabinete de ministros.

Rojas señaló en el libro que el museo de la memoria y los derechos humanos, inaugurado en 2010 por la entonces presidenta Michelle Bachelet y que promueve el recuerdo de los crímenes cometidos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), es «un montaje cuyo propósito es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar». «Es una manipulación de la historia», añadió Rojas, que en su juventud militó en movimientos de la izquierda antipinochetista y se exilió en Suecia, donde fue parlamentario.

Piñera afirmó que el gobierno no comparte las «apreciaciones» realizadas en el pasado por Rojas sobre el museo de la memoria, aunque recordó que el propio afectado subrayó el sábado pasado que no reflejaban su pensamiento actual y destacó su «permanente y consecuente posición de condena» a las violaciones de los derechos humanos.

Los partidos opositores de izquierda y organizaciones del ámbito artístico, cultural y de los derechos humanos pidieron su salida del gobierno desde que salieron a la luz sus declaraciones de 2015 y 2016. En ese sentido, Piñera criticó la intención de «ciertos sectores» del país que «pretenden imponer una verdad única y que no tienen ninguna tolerancia ni respeto por la libertad de expresión y de opinión de nuestros compatriotas».

«Sin perjuicio de condenar categóricamente los lamentables, graves e inaceptables atropellos a los derechos humanos es bueno preguntarnos con la misma libertad y analizar con objetividad, profundidad y con buena fe, por qué se debilitó la democracia y el estado de derecho en nuestro país», señaló. El mandatario enfatizó que su gobierno condena las violaciones a los derechos humanos que ocurrieron en Chile durante la dictadura y las que «ocurren hoy día en muchos países del mundo, incluyendo algunos de nuestro propio continente, como Cuba, Venezuela y Nicargua.

Piñera tomó el juramento a la nueva ministra de cultura, la arqueóloga Consuelo Valdés, que hasta su nombramiento se desempeñaba como la secretaria ejecutiva del museo interactivo Mirador (MIM).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *