Fiscales regionales declaran en caso Abbott

Con la declaración como testigos de varios fiscales regionales comenzó en la corte suprema un proceso sobre la eventual destitución del fiscal nacional, Jorge Abbott, abierto a petición de un grupo de diputados del frente amplio (FA).

Los parlamentarios acusan a Abbott de negligencia en el ejercicio de su cargo, después de que afirmó durante la presentación de su cuenta pública que los fiscales debían tener un trato especial con legisladores investigados. Más tarde acusaron que Abbott había tenido reuniones con representantes de parlamentarios involucrados en el caso penta, relacionado con la financiación ilegal de campañas electorales por parte de empresas privadas. «Yo no he recibido instrucciones particulares por parte del fiscal nacional, de hecho él tiene vedado eso conforme a la ley orgánica constitucional del ministerio público.

Todas las comunicaciones que tuvimos fueron, en realidad, informativas», aseguró uno de los subordinados de Abbott que declaró, el fiscal de la región metropolitana oriente, Manuel Guerra. «Yo entiendo que lo que hizo el fiscal nacional en la cuenta pública -y lo hablo desde una perspectiva personal- es emitir una opinión respecto de cómo deberían tramitarse las causas cuando habían personas involucradas de otros poderes del estado y específicamente del congreso nacional», añadió. Guerra, quien investigó el caso penta y lo culminó ofreciendo salidas alternativas a los principales imputados, subrayó que su función fue aplicar la ley en base a las pruebas y antecedentes que tuvo durante el caso. Agregó que nunca supo de reuniones entre Abbott y el entonces senador Hernán Larraín, actual ministro de justicia, que es otro punto de la acusación contra el fiscal nacional.

En la misma línea declararon el fiscal regional de Valparaíso, Pablo Gómez, quien también descartó presiones de Abbott, al igual que Julio Contardo, fiscal regional de Biobío, y los demás citados por el juez de la corte suprema Héctor Carreño, encargado del caso, quién proseguirá esta etapa del caso este martes, cuando debe declarar el propio Jorge Abbott.

En la vereda contraria, el abogado de la parte litigante, Javier Velasco, dijo que estos testimonios son un hito importante con los que se está «conociendo de primeras fuentes declaraciones que corroboran sin duda los hechos en los cuales nosotros basamos nuestra impugnación al fiscal nacional».  

«Se ha hablado de una persecución política y creo que hoy día se despeja sin duda que no hay una persecución política, sino que es una cuestión extraordinariamente jurídica», añadió.

En tanto, el diputado del FA Gonzalo Winter consideró que «hoy ha sido un día muy importante para el país, donde quienes pretendieron hacer de la impunidad y de la corrupción una cuestión que se podía arreglar a espaldas de la gente en cocinas, entendieron que ya no se puede». «Lo relevante de estos testimonios es que la mayoría de las cuestiones que nosotros estamos acusando son hechos públicos y notorios, son las propias palabras del fiscal nacional Jorge Abbott las que estamos estableciendo como una prueba de su negligencia manifiesta», agregó. «Los hechos están claros y lo relevante es ver cómo el fiscal nacional es capaz de explicarle al país y a la corte suprema quién tiene la responsabilidad de decidir por qué se juntó con esa gente, qué conversó y por qué se están ablandando las penas para los políticos corruptos», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *