Colegio médico pide declarar zona de catástrofe a Quintero y Puchuncaví

El colegio médico de Chile solicitó a las autoridades declarar zona de catástrofe a las localidades de Quintero y Puchuncaví, zonas que han sido declaradas como áreas saturadas de anhídrido sulfuroso y material particulado y donde se han registrado más de 700 personas afectadas.

 

Esto conlleva suspender las faenas de las empresas presentes en la zona hasta que se establezca el origen de la fuga y se demuestre que ya no hay riesgo de emisión de ningún tóxico», aseguraron los profesionales.

 

El colegio médico pidió «declarar emergencia sanitaria con el fin de fortalecer la red de salud con recursos humanos e infraestructura» y, a su vez, recomendó la pronta instalación de un centro de salud ambiental para la atención de la población «expuesta a tóxicos dañinos». En opinión de los galenos, en esa zona costera se debe disponer de información «fidedigna y permanente» sobre los niveles de contaminación existentes, para lo cual se requiere equipamiento de monitoreo continuo que entregue información transparente y pública «sobre todos los gases y sustancias tóxicas presentes en el ambiente».     La declaración de los médicos se da a conocer a pocas horas de que se levantara la alerta amarilla que pesaba sobre la zona. La entidad se solidarizó «con todos los habitantes expuestos y afectados por nubes tóxicas de origen aún desconocido».

 

El instituto nacional de derechos humanos de Chile (INDH), aseguró que la contaminación en Quinteros y Puchuncaví «es crónica y genera episodios frecuentes de agravamiento», por lo que anunció un recurso de protección para garantizar los derechos de la población. El organismo hizo un estudio en el ambiente en la llamada «zona de sacrificio», señaló que en la población hay «angustia, confusión y desinformación respecto de la alerta amarilla decretada por el gobierno y que ya se levanto.

Las localidades de Quintero y Puchuncaví, situadas en la región de Valparaíso, han sido escenario de intoxicaciones masivas cuando comenzó la instalación de plantas industriales en la zona, varias de ellas con uso o producción de químicos. El área acoge un gran parque industrial, con 17 plantas que son señaladas por los habitantes como responsables de estos episodios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *