(Columna de opinión) Gracias a los santos patronos

El sacrificio, siempre superior a las fuerzas, rinde a todo ser humano. La enfermedad, los males, el amor, la muerte ciegan las fuentes. Viene lo abrumador.

Angustias y deseos se confían a los conocimientos religiosos, a los santos y en creencias que dan respuesta y constituyen su fe.

Lo que no se consigue en la tierra se solicita al cielo donde, ve más luz y una justicia incontaminada.

Los misterios y los designios se hacen palabras, toman formas, adquieren colores y resonancias. Y aquí está lo profundo y duradero, el espíritu de lo popular, el alma del pueblo que es eterna como sombra y reflejo.

En Chile, los Patronos están en cada esquina, por ejemplo, el de los zapateros es San Crispín, el de los agricultores es San Isidro, el de los conductores es San Cristóbal, el de los panaderos es San Diego, el de los albañiles  es Santo Tomás, y así podemos llenar de santos patronos a nuestras actividades cotidianas.

Si vamos por la vía anterior, ¿que esperamos del cumplimiento de la normativa de higiene y prevención en la empresa? ¿Nos encomendamos a los santos?

En todo trabajo se debe cumplir las normas básicas de salud y seguridad y de las normas laborales elementales como la relativa a contrato de trabajo, jornada y remuneraciones, además de trabajo de menores, protección a la maternidad, transporte de trabajadores agrícolas, etc.

En el caso de transporte de trabajadores es importante saber el número de trabajadores transportados en relación a la capacidad del vehículo, su antigüedad, la revisión técnica al día y el letrero identificador pertinente.

No roguemos a San Isidro ni San Pancracio para que nos vaya bien en el ámbito laboral y de seguridad y salud, sino que debemos cumplir con las obligaciones, como el de proporcionar los elementos de protección personal inherentes a los riesgos, escrituremos los Contratos de Trabajo, cumplamos la jornada laboral.

Si cumplimos tenga la seguridad que San Isidro y San Pancracio lo saben y sin rogar ellos velarán por el sector agrícola.

Lo que debemos hacer en la tierra no pretendamos que se haga desde el cielo.

 

JOAQUIN TORRES GONZALEZ, Profesor Derecho Laboral; Universidad Católica del Maule; Contador Público y Auditor

Ex Director Regional del Trabajo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *