CORTE FRANCESA RECHAZO EXTRADITAR A PALMA SALAMANCA.

El Gobierno de Chile «lamentó» y calificó de «incomprensible» la decisión del Tribunal de Apelación de París de rechazar la extradición a Chile del exguerrillero Ricardo Palma Salamanca, condenado dos veces a cadena perpetua y prófugo desde que escapó de la cárcel en 1996.

El ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, expresó la «disconformidad de Chile con esta decisión». Se trata de una resolución incomprensible. Aun respetando la independencia de este órgano jurisdiccional, la resolución a nuestro juicio no coincide con los principios, normas y reglas del derecho internacional aplicables en esta materia», afirmó el ministro. «El señor Palma Salamanca fue condenado por la Justicia chilena por el asesinato del senador Jaime Guzmán, quien fue víctima de este crimen perpetrado en democracia. La investigación de este crimen fue en democracia y la condena también igualmente en democracia», remarcó Ampuero. El ministro quiso subrayar que «Chile es un Estado donde impera el derecho» y que «la resolución, conocida niega tanto a las víctimas como los familiares de obtener justicia».

El dictamen conlleva el levantamiento a este antiguo miembro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), de 48 años, del control judicial al que estaba sometido desde febrero de 2018. Sobre todo, cierra el procedimiento en su contra en Francia, ya que sólo la Fiscalía y él mismo podrían recurrir ante el Supremo la decisión del Tribunal de Apelación de París, que pasa a ser definitiva.

Palma Salamanca obtuvo a finales de octubre el estatuto de refugiado en Francia porque se dio credibilidad a las alegaciones de que había sido torturado cuando estuvo detenido en su país.

«La razón más sólida para oponerse» a la demanda de extradición para la Fiscalía fue que la Justicia chilena había descartado la posibilidad de una revisión de los procesos en los que fue condenado. En Chile fue sentenciado por el asesinato en abril de 1991 del senador Jaime Guzmán, y por el secuestro desde septiembre de ese año y durante cinco meses de Christian Edwards, hijo del propietario del diario «El Mercurio».   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *