EL AMOR ES MAS FUERTE

Un empleador solicitó a la Dirección del Trabajo  un pronunciamiento jurídico sobre si resulta ajustado a derecho limitar las relaciones sentimentales de los trabajadores dentro de las dependencias de la empresa, a través de la inclusión de dicha limitación en el Reglamento Interno de orden, higiene y seguridad de la empresa, expresándolo en forma textual como sigue:

«Queda prohibido que trabajadores de la empresa mantengan relaciones sentimentales o emocionales dentro de sus dependencias, si estas relaciones provocan conflictos de interés, crean un clima laboral adverso o perjudican el desempeño laboral de estos trabajadores o de sus compañeros. Quienes incurran en estas situaciones quedarán sujetos a la aplicación de medidas disciplinarias que podrán llegar hasta el término de su respectiva relación laboral con la empresa e incluso el ejercicio de acciones legales»

Fundamentó su solicitud indicando que «los conflictos de pareja ayudan a crear un clima laboral tenso, perjudicar el desempeño laboral de la pareja, y muchas veces existen conflictos de interés debido a la posible existencia de subordinación entre ellos, lo que podría perjudicar o beneficiar a ellos o a compañeros de trabajo»

Al respecto, es preciso recordar que el artículo 19 de nuestra Carta fundamental prescribe en su artículo 19 que,

«La Constitución asegura a todas las personas:

4°.- El respeto y protección a la vida privada y a la honra de la persona y su familia;…

16°.- La libertad de trabajo y su protección.

Toda persona tiene derecho a la libre contratación y a la libre elección del trabajo con una justa retribución.

Se prohíbe cualquiera discriminación que no se base en la capacidad o idoneidad personal, sin perjuicio de que la ley pueda exigir la nacionalidad chilena o límites de edad para determinados casos.»

Con ello,  lo que  pretende la empresa al incorporar al Reglamento Interno, eventualmente no superaría los requisitos del juicio de proporcionalidad, pues su establecimiento podría provocar una colisión con el ejercicio de los derechos constitucionales de los trabajadores a quienes se dirige, especialmente en lo que dice relación con el derecho a la intimidad y la libertad de trabajo. Lo antes expuesto lo dictaminó la D.T. mediante Ord. N°  5710 de fecha 09.11.2018.

Por tanto, para expresar algunas prohibiciones todo empleador debe considerar las actuales disposiciones legales que no vulneren los derechos fundamentales de toda persona.

Joaquín Torres González

Profesor Derecho Laboral

Universidad Católica del Maule

Ex Director Regional del Trabajo del Maule

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *