EN LA ARAUCANÍA, SE REGISTRA LA SITUACIÓN MÁS GRAVE POR LOS INCENDIOS FORESTALES.

Dos personas muertas, cerca de 50 viviendas destruidas y más de 3.200 hectáreas arrasadas por el fuego han dejado más de un centenar de incendios forestales desatados en la Araucanía. 

Los incendios se extienden entre las regiones de Biobío y Los Lagos, especialmente en La Araucanía, donde ocurrieron las muertes y en la que además un bombero permanece en riesgo vital y más de una veintena de viviendas han sido destruidas. Según el más reciente balance de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), se declararon en total 108 incendios, de los que 36 continuaban activos, 50 están bajo control y 22 extinguidos.

El fuego ha arrasado con 1.900 hectáreas de bosques, plantaciones y vegetación en La Araucanía; 800 en el Biobío; 290 en la región de Los Ríos y 240 en la de Los Lagos, según el informe. En La Araucanía los mayores daños corresponden a Carahue y Cholchol, donde se registraron las dos víctimas fatales y se han quemado 510 hectáreas.

En Cholchol murió Samuel Huilcapán, de 94 años, quien fue encontrado calcinado por familiares cuando fueron a verlo, y más tarde pereció José Miguel Huaichapán Collío, de 80 años, quien sufrió lesiones múltiples mientras combatía un incendio que amenazaba su vivienda. Este último fue rescatado con vida por vecinos pero murió posteriormente en el hospital de Temuco.

En La Araucanía, hay 91 personas damnificadas, dijo la directora regional de Emergencia, Janet Medrano, quien puntualizó que en el combate contra el fuego están desplegados en la zona siete aviones y catorce helicópteros. «Contamos con 21 aeronaves trabajando ya en el territorio, y con 40 brigadas conformadas por personal de Conaf (Corporación Nacional Forestal) y del Ejército», manifestó por su parte el director regional de la Conaf, Julio Figueroa.

El presidente Sebastián Piñera, que visitó la zona, anunció que el Ejecutivo aplicará la ley de Seguridad Interior del Estado -que tipifica, entre otros, delitos contra la soberanía nacional y la seguridad exterior del Estado- a todas las personas que causen incendios forestales.

En las últimas horas se logró restablecer el suministro eléctrico tras un corte que afectó a 55.000 clientes desde la noche del sábado.

Actualmente, según las autoridades, el incendio de mayor extensión, con 800 hectáreas consumidas, corresponden al sector de Quilaco, en la región del Biobío, donde se declaró alerta roja en la localidad de Mulchén, debido a una «amenaza inminente a personas, viviendas, centros poblados y/o infraestructura crítica», señaló la Onemi.

Las altas temperaturas, de hasta 38 grados, baja humedad ambiental y los vientos han favorecido la propagación de los incendios y dificultado su control, según las autoridades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *