JUAN EMILIO CHEYRE ES NOTIFICADO DE PROCESAMIENTO POR TORTURAS COMETIDAS EN 1973.

El general retirado Juan Emilio Cheyre, comandante en jefe del Ejército entre 2002 y 2006, fue notificado de un nuevo procesamiento como presunto autor de torturas a 24 presos políticos durante la dictadura de Augusto Pinochet, y quedó luego en prisión preventiva en un cuartel militar.

Así lo informaron fuentes judiciales y policiales, que precisaron que el procesamiento de Cheyre y de otros tres exoficiales fue resuelto por el juez especial Vicente Hormazábal, de la Corte de Apelaciones de La Serena.

Los hechos ocurrieron en 1973, después del golpe militar que encabezó Pinochet el 11 de septiembre, en la ciudad de La Serena, donde Cheyre se desempeñaba como teniente en el regimiento local y el caso se abrió tras una querella presentada por antiguos presos políticos. Los otros procesados son los coroneles retirados Ariosto Lapostol y Jaime Ojeda y el exsubteniente Mario Larenas.

A su llegada a un cuartel de la Policía de Investigaciones (PDI) donde se cumplió la notificación a los imputados, Ojeda gritó a voz en cuello: «Los terroristas de izquierda me están metiendo preso, y van a ganar cualquier cantidad de millones por habernos procesado». El caso comenzó con una querella presentada por dos de los ex presos políticos denunciantes, Nelson Rodríguez Santander y Nicolás Barrantes Alcayaga. Este último aseguró que Cheyre lo había torturado cuando tenía 17 años para obtener información sobre el paradero de su hermano, que posteriormente fue asesinado por militares. A fines del año pasado, el exjefe militar fue careado con sus acusadores, ocasión en que negó haber participado en la aplicación de tormentos.

Juan Emilio Cheyre, que durante su período al frente del Ejército proclamó un «nunca más» a las violaciones de los derechos humanos por parte de la institución, fue sentenciado el pasado noviembre a tres años y un día de presidio en libertad vigilada como encubridor de más de una decena de homicidios llevados a cabo por la llamada Caravana de la Muerte en octubre de 1973 en el regimiento de la Serena.

La Caravana de la Muerte fue una comitiva militar que recorrió Chile en helicóptero tras el golpe, al mando del general Sergio Arellano Stark, cuyos miembros asesinaron a cerca de un centenar de prisioneros políticos en diversas ciudades. La sentencia, que tiene pendiente su revisión en tribunales superiores, convirtió a Cheyre en el primer comandante en jefe chileno condenado en una causa de derechos humanos.

Durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), según datos oficiales, unas 3.200 personas murieron a manos de agentes del Estado, de las que 1.192 figuran aún como detenidos desaparecidos, mientras otros 40.000 fueron torturados y encarcelados por razones políticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *