LA TELEMEDICINA ESTÁ ENTRANDO FUERTE.

Para evitar las aglomeraciones de público la telemedicina parece ser una buena herramienta; sin embargo, esto está produciendo algunos problemas cuando los pacientes concurren a las farmacias para la compra de remedios y que receta debe ser retenida. 

Las personas de la tercera edad muy complicadas, porque la movilización es escaza; alto costo y además exponiéndose al virus; deberán concurrir presencialmente para obtener dichas recetas.

Quizás sería importante conocer la respuesta que pueda dar la Seremi de Salud para abrir algún registro especial y que tengan acceso las farmacias, porque de lo contrario nada sirve hacerlo a distancia dado que no sería posible la presunta compra con todos riesgos inherentes y preferente con las personas de la tercera edad. 

Debido a este problema, las personas se ven obligadas a concurrir a los centros asistenciales, donde deben formar largas filas para subsanar el problema, pero muchas veces no alcanzan un número y los pacientes que sufren de depresión o enfermedades similares acrecientan su enfermedad.

Las autoridades debieran referirse a este tema y ver como se soluciona este problema, como por ejemplo tener un registro de las personas que sufren este tipo de males, empadronamiento que podría estar en manos de las farmacias para poder despachar estas recetas «virtuales».

Cabe destacar que los centros de salud de la zona del Maule ya se ven prácticamente colapsados y de acuerdo a las últimas cifras entregadas por el Minsal, a finales de mayo posiblemente los contagiados alcancen a nivel nacional los 60.000 personas, mientras los PCR para realizar los test con el fin de saber si la persona está contaminada ya se terminaron.

El Ejecutivo poco a poco ha debido rendirse y reconocer las altas cifras que están atacando al país y sus habitantes deben estar preparados psicológicamente por si la pandemia termina colapsando el sistema sanitario chileno, algo que no parece tan lejano. 

Ahora es el momento de hacer algo por ellos, ayudémoslo en este momento porque fueron ellos quienes nos ayudaron. Usemos la palabra solidaridad y tranquilicemos nuestro ego en el bien común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *