LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL.

CHILE al igual que muchos países del llamado Tercer Mundo -nadie sabe quién inventó eso- están en la lucha contra este virus que está matando a muchos humanos en la tierra. 

Así como se lucha en estos países contra el virus, van acompañados por la pobreza de los mismos donde los ciudadanos no tienen nada a que recurrir y esperan que los gobiernos salgan en su ayuda. 

La ineficacia, la burocracia y el desdén de muchas autoridades no dan alternativas para que los chilenos salgan o al menos tengan una ayuda real. 

Ahí aparece nuevamente, como el Estado no funciona, la famosa sigla AFP. 

Este martes se vota en la Cámara de Diputados este nuevo retiro del 10%. Letra chica es cuestionada. Universalidad quizás sea la solución. 

Olvidemos los impuestos, que en nuestro país casi el 50 % los elude y principalmente los grandes grupos económicos que aparte de eludir cuando los multan, el propio ente multador los rebaja. 

En este barullo de incógnitas, un alto número de chilenos espera que los “representantes de los ciudadanos” que son los Diputados, hagan por fin un trabajo rápido y no entren en la disyuntiva técnica para trabar quizás el único recurso tangible que poseen los chilenos, a saber, sus fondos de pensiones. 

En la actualidad, las pensiones son ínfimas, el hambre está latente, pocos cotizantes harán negocio con 4 millones de pesos para que les castiguen con impuesto.  Estimado lector, ¿qué negocio puede emprender con 4 millones de pesos? 

La política está corrompida por algunos, pero esperamos que este proyecto sea rápido, sin letra chica, universal y que en treinta días los chilenos puedan tener los recursos frescos para seguir subsistiendo. 

MOISES MOYA ROJAS DIRECTOR Y CONDUCTOR 

IMPACTO REGIONAL 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *