FALTA DE FISCALIZACIÓN PERMITE QUE PESE A LA CUARENTENA ABSOLUTA CALLES DE TALCA SE VEAN ABARROTADAS DE PÚBLICO Y VEHÍCULOS.

De nada ha servido la cuarentena total y obligatoria decretada por la autoridad en gran parte de la región del Maule. Es que, si uno camina por las calles de Talca, no parece una ciudad que estuviera cuidándose de los contagios, que, según fuentes profesionales, en marzo o abril podrían llegar a los 40 mil casos diarios a nivel nacional.     

Las calles abarrotadas de vehículos al igual que los estacionamientos; las filas frente a los bancos, supermercados y Notarias, hablan por sí solas de que la fiscalización en las ciudades de esta región no es muy exhaustiva y al parecer alguien está haciendo la vista gorda.    

Recordemos que el alcalde Talca, Juan Carlos Díaz, señaló hace poco que «siento que la población va a obedecer o ser más responsable. Con la medida se va a generar el confinamiento y la reducción de movilidad, a diferencia de otras comunas que han tenido confinamientos muy largos».    

No obstante, las palabras del edil, al parecer no fueron escuchadas por la población porque la movilidad cada vez es más grande y la fiscalización en las calles, donde la seremi de salud, la policía y militares, deben actuar, es nula.    

Cuando la región metropolitana estuvo en cuarentena absoluta por más de seis meses, la autoridad sanitaria, militares y carabineros se paraban en esquinas estratégicas donde controlaban a los peatones y vehículos, el que no andaba con su permiso correspondiente se iba detenido.     

Señores autoridades, es lo que en Talca y otras ciudades de la región se debe poner en práctica.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *